A ver qué hay...
Home
Cosillas
Sara y Nené
=> ONE
=> TWO
=> THREE
=> FOUR
=> FIVE
Alnas Di Gregori
Contacto
Libro de visitantes
Chusma, chusma!
Sobornados
La LUPA
Qué hay de nuevo?
SPAM
THREE
Chan, charanchan... CHAN

NENÉ DEDUCE
-Mmmm! –Traga el fideo- ¡Adoro la comida china!
-Se le ve contenta con eso mademoiselle.
-Me estoy cansando de corregirte el mademoiselle…
-La costumbre.
-Nené –Traga fideo- Hay que hacer algo para conseguir algunas libras, o nos vamos a quedar sin plata para nada.
-¿Plata? ¿El mineral?
Suspiro –¡Dinero, mujer! Me estás haciendo hablar como mexicana.
Risas.
-Pero en serio, tenemos que conseguir un trabajo.
-Usted ya está trabajando mademoiselle, ¡Y deberían pagarle por eso!
-Se nota que no entendés la lógica del Davidson, para el yo soy una ayuda generosa para un problema difícil.
-Si, está muy complicado el caso.
-Hablando de eso, me gustaría saber qué opinás vos.
-¿Yo? –A Nathalie no le gusta quedar como tonta frente a su amiga, quien siempre tiene razón, así que piensa muy bien antes de hablar.- Bien, creo que estamos omitiendo datos para empezar.
-¿A, si? ¿Cómo cuáles?
-Primero: Varios testigos reportaron a un auto color azul eléctrico muy caro salir corriendo a toda velocidad del garage del palacio hacia la ruta que conecta con Essex a la una menos cinco aproximadamente.
-Muy cierto, ¿pero pensás que era el asesino quien conducía?
-¿Quién más?
-Si vos lo decís… ¿Qué más pensás Nené?
-Segundo: Los médicos forenses dicen que las puñaladas hechas en el abdómen y pecho de monsieur Graham debieron haberlas hecho un hombre o en todo caso una mujer muy fuerte y robusta, pero el zapato con la sangre de Graham que se encontró en los jardines con dirección a la salida era de mujer, y muy pequeño.
-Muy bien observado, pero ésa es la razón por la que predije aquel descubrimiento.
-¿Cómo dice?
-Te voy a explicar: era obvio que a Graham lo apuñaló un hombre, y al no ser un hombre muy inteligente va a intentar hacer que las sospechas vayan exactamente para el otro extremo: una mujer. Entonces supuse que para hacernos creer eso nuestro hombre dejaría una pista clara y tangible de que fue una dulce niña quien mato al señor Charles. Pero yo nunca aclaré que sería un zapato, si hacés memoria yo le dije a Davidson algo sobre una pista cualquiera.
-Entiendo… ¿Pero cómo supo que estaría en los jardines?
-Esos jardines se cruzan para llegar más rápido a la salida del palacio, haciendo creer que “la asesina” salió al instante. Pero nadie reportó haber visto a una mujer sin un zapato y manchada de sangre pasar por la entrada. ¿O si?
-No, tiene usted razón.
Y siguen comiendo.

ARCHIVOS

-Bien, ya son las tres, vamos a ponernos serias.
-¿A qué se refiere mademoiselle?
Sara sonrisa siniestra: -Vamos a revisar los archivos oficiales.

-Repítanme su intención, ladyes. –Blake esta muy serio. Y esa cara le da un aire a gorila increíble. Alto, moreno, y con cejas que sobresalen, la cara seria le da un look al estilo King Kong.
-Quiero revisar archivos oficiales sobre casos pasados. –Sara imperturbable, con la mirada pensante fija en los ojos de Blake.
-¿Y quién le da derecho a semejante privilegio?
-Su jefe, el inspector Roger Davidson. Hicimos un trato: Yo le ayudaba contándole mis deducciones (las cuales, por cierto, resultaron todas ciertas) y el me deja intervenir y me da acceso completo a los archivos oficiales.
-¡Eso es absurdo! ¡Nadie ajeno a la policía puede ver esos archivos!
-Se ve que yo sí, así que déjeme pasar. –Mirada punzante en los ojos de Blake. Empieza el análisis. Blake no puede mantener la mirada y cede. Suspiro –Está bien, pero tienen media hora, ni más ni menos, y nadie se entera de esto. –“Me van a matar” piensa para sus adentros.
-Muchas gracias mr. Blake. –Sara sonrisa malvada.

-Mademoiselle Sara, ¿Es esto lo que busca? –Nathalie lleva un libro muy gordo a la mesa.
-A ver, esperá que me fijo. –Sara va hacia la mesa en la que apoyó Nené el librón, se pone sus anteojos. – ¡Sí, es esto! “Asesinatos Famosos en Europa de los últimos 15 años”. Muy bien Nené. Nathalie sonrojada.
-A ver… -Abre el libro hasta la parte de Inglaterra.- “2000 Junio; El magnate terrateniente millonario Connor Buckleys es envenenado. Caso inconcluso, nunca se halló al asesino. Hereda su fortuna Miss Mary Crale, prometida de Buckleys.”-Pasa de página.- “2001 Julio; Phillip Greer, heredero de la fortuna Greer, muere de tres balazos en el pecho. Caso inconcluso, nunca se halló al asesino. Hereda su fortuna su bella pareja Miss Candace Mayson quien cede la casa al primo segundo de Greer: Arnold Benerrier.” Ajá… -Cambia de hoja y queda sorprendida.- “2002 Junio; muere míster John Cronshaw, quien fabricó su fortuna gracias a sus campos mineros en África, empujado a un acantilado. Hereda la casa y la mitad de la fortuna su hijo Carl Cronshaw y el resto Miss Meredith Carrier.” –Mirada pensante al 100%.
-¿Qué pasa mademoiselle? –Nené preocupada.
-Creo que vamos a empezar a movernos. Por ahora volvamos a casa, mañana nos ponemos en acción.
-Como diga.
Salen juntas de la biblioteca de archivos. Al pasar al lado de Blake Sara le dice algo en secreto. Blake asiente.
-¿Qué le dijo mademoiselle?
-Nada de importancia, Nené. Volvamos.

UNA VISITA
Aroma a cappuccino en el aire. Mañana cálida. Buen sueño.
-mm… Me tengo… Me tengo que levantar… -Sara medio-abre los ojos y se para de un salto. Llega arrastrando los pies hasta la cocina. Sara-pelo-parado toma su cappuccino y el día comienza.
-Oh, bonjour mademoiselle, no la oí entrar. –Saluda Nathalie cuando cierra la heladera.
-Buenos días Nené, ¿cómo dormiste?
-Muy bien, gracias. ¿Qué haremos hoy?
-Hoy… Hoy vamos a hacerle una visita a una señorita muy especial…
-Oh, entonces iré a cambiarme de ropa.
-Ponete algo liviano, hace mucho calor.

Sara se puso su pollera celeste, una blusa blanca y su infaltable abrigo azul. Nené se combinó la ropa de rosa, y se soltó su pelo castaño claro.
Listas para salir, Sara aconseja a su amiga:
-Nené, en la cartera llevá una libretita y un lápiz. Voy a necesitar tu ayuda.
-¿Qué quiere que haga mademoiselle?
-Es muy importante que anotes todo lo que se diga mientras estemos ahí. Absolutamente TODO lo que escuches debe quedar en esa libretita. ¿Bien?
-Bien. Me alegra serle útil en algo.
-Muy bien, entonces nos vamos.
Ya en la calle paran un taxi y Sara da la dirección al conductor.
-¿Qué lugar es ese mademoiselle?
-La casa de la pobre Miss Caroline Mayhew.
-Oh, la cree usted sospechosa.
-En esa casa hay información importante. Y te voy a pedir otro favor.
-Diga.
-Cuando estemos allá llamame solamente Sara. Es muy importante que dejes el formalismo para conmigo, en especial delante de la señorita.
-Haré un esfuerzo, pero sabe usted que me es muy difícil dejar la costumbre.
-No, no, va a ser muy fácil. En serio necesito que hagas el esfuerzo.
-Bien, lo intentaré.
Fuera de Londres hay hectáreas de hermosas y enormes casas para ricos y famosos. Y justamente ahí es donde se dirigen. Paran en Avenida de las Rosas N° 27, Sara paga al taxista y ambas se paran frente a una casa color amarillo hueso.
Tocan el timbre. Del otro lado se oye una voz finita; Seguramente la mucama:
-¿Diga?
-Si, tenemos una entrevista con Miss Mayhew. Somos la oficial Readman y mi asistente Mademoiselle Bruleè.
-Oh, por supuesto, adelante. –La puerta se abre y ven el interior de la casa: Las paredes de colores alegres y cálidos, adornadas con cuadros de Miró, y sobre el piso de madera oscura algunas bellas estatuas. Frente a ellas se abre el pasillo que da a la Sala. Pero un poco más a la izquierda se ven las escaleras con un hermoso pasamanos tallado a mano.
Pasan a través del pasillo y llegan a la amplia sala de estar. La mucama habla: -En un momento las atenderá la señora. –Y se va muy erguida a avisar la llegada. Sara piensa que todo es tal como se lo describe en las novelas de Agatha Christie. Es como si esa parte de Londres se hubiera congelado en el tiempo, ecepto, claro, por el exquisito gusto de arte moderno y colorido que se aprecia en toda la mansión.
-¿Por qué mintió haciéndose pasar por la policía, mademoiselle? –La voz de Nené vuelve a Sara a la realidad.
-Por que era la única forma de que nos dejen pasar; imaginate si llegan dos extrañas diciendo ser “ayudantes voluntarias” de la policía. Nadie estaría tan loco para dejarnos pasar así. Ah, y acordate de que vos y yo somos iguales: Sin el mademoiselle. Si no quedaría sospechoso, ¿si?
-Entendido. –No muy satisfecha con la explicación de Sara, Nathalie se arregla la blusa. En eso se oye llegar a la mucama otra vez.
-Si son tan amables… - Hace una respetuosa seña para que la sigan, y ambas obedecen.

LA CASA GRAHAM

Pasan por un pasillo largo hasta llegar a una gran habitación que da al jardín. Allí espera sentada una dama vestida con un traje de pollera bordó. La señorita las anuncia: -Las oficiales Miss Sara Readman, y Mademoiselle Nathalie Bruleè. –Y se retira. Las dos pasan a la habitación y Sara saluda:
-Good morning Miss Mayhew. –Le ofrece la mano, a lo que la otra se para y acepta el saludo.
-Good morning. ¿Qué las trae por aquí? –La cordial pero a la vez fría pregunta enciende a Sara,
-Oh, solo recolectamos información. ¿Conoce a mi ayudante y amiga Nené?
-Hi, -Saluda Nené, y le estrecha la mano.
-Hi. Discúlpenme damas, pero yo ya dije todo lo que tenía que decir en el interrogatorio de ayer, ¿recuerdan?
Sara responde: -Si, lo sé. Pero si usted también recuerda yo tuve que salir en el medio del interrogatorio, y me perdí varios datos interesantes, creo yo.
-Pues, ¿Por qué no pregunta a sus compañeros por el informe?
-Por que una cosa es leer lo que dijo, y otra muy distinta es escuchárselo decir cuando la tengo en frente mío. Además, ya que estoy aquí, entrevistaré también a la gente que trabaja en esta casa. –Ahí Nené comprende por qué Sara mintió.
Caroline pálida. –O bueno, ¿su amiga lo registrará todo? –Mirada fría a Nené, quien responde.
-Si señorita, Sara me pidió que registrara todo. Soy Nené por cierto.
-O bien, entonces llámenme Caroline.
-Bueno, empecemos, ¿les parece? –Retoma Sara.- Señorita, ¿Usted vivía con mr. Graham?
-Así es. Ésta es, de hecho, su casa. O lo fue…
-Sí, y todos lo sentimos mucho, pero debemos proseguir. ¿Su hijo vive con usted?
-Así es. Se llama William Brown, por si no lo sabía.
-¿Cuánto tiempo llevaba viviendo con Graham?
-Un mes después de conocerlo me pidió que me mudara con el. Fue algo muy precipitado, pero así era Charles.
-Si, ya lo creo… -Tos- y dígame, ¿Son todos los empleados de confianza?
-Si, mucho.
-Eso significa que podían ustedes estar a solas sin preocuparse de que los espiaran, ni nada por el estilo.
-No veo a dónde quiere llegar…
-Tan sólo haga el favor de responder –Interrumpe Sara.
-Si, así es, podíamos tener momentos de privacidad.
-¿Podría darme una lista de los empleados con sus nombres, oficios, y edades?
-Si…
-Nené, anotá bien esto, -Sara se da vuelta, Nené asiente.- Muy bien, adelante.
-Primero: Elizabeth Kelly, la mucama que las guió hasta esta habitación, tiene 25 años de edad. Segundo: Lilly Astwell, cocinera de primera, con 46 años de edad. Tercero: Sam, el mayordomo, muy estricto por cierto, tiene 52 años de edad.
-Muy bien, ¿Anotaste todo, Nené?
-Sí, Made… Sara. –“Bien, me he corregido a tiempo” piensa.
-Bueno, ahora pasemos a otro tema, ¿Quiere Caroline?
-¿Qué quiere preguntarme ahora?
-Veamos… ¿Hubo algún día fuera de lo común hace poco?
-A ver… -Piensa- Oh, si, el cumpleaños de Charles, el 21 de Junio.
-¿En qué consistió?
-Según tengo entendido hace lo mismo cada año: invita a toda la gente que conoce (y mire que es mucha) y da un baile de gala con antifaz a la antigua, y luego da un banquete para todos. Para finalizar se corta una enorme torta y se elige al Rey y la Reina del baile. O lo hacía… Como sea, yo tuve oportunidad de vivirlo hace unos días, y fue muy divertido.
-Si, suena divertido. ¿Y ocurrió algo inusual durante la fiesta?
-No durante la fiesta. Pero una vez que hubo terminado Eli (Elizabeth) y Lilly se dispusieron a sacar de la mesa. Cuando se dieron cuenta de que faltaba un cuchillo: el del lugar del Dr. Telerfield. Lo buscaron por todas partes y nunca apareció. Bueno, en realidad apareció hace unos días en la fuente del palacio: fue usado para asesinar a mi Charles… -Ojos llorosos.
Sara pensativa, caso omiso a los ojitos llorosos de Caroline pregunta:
-¿Doctor Telerfield? Me resulta familiar.
-Claro –Responde Caroline- es archi-conocido por que tuvo resultados maravillosos en el tratamiento de pacientes neuróticos. Sale cada tanto en las revistas o diarios con nuevos descubrimientos.
-¿Y mr. Charles lo conocía?
-Claro, él y su esposa Gracia son nuestros vecinos: dos buenas personas. Además Ralph (el doctor) es íntimo amigo de Charles desde que eran muy pequeños.
-Así que supongo que estará en el testamento del difunto.
-Sí, según tengo entendido él y yo somos los principales beneficiados, ya que Charles no tenía más familia.
-Muchas gracias miss Caroline, supongo que nos daremos una vuelta para ordenar nuestras ideas y volveremos para entrevistar a los empleados.
-Entonces las espero para almorzar.
-Es usted muy amable –Se da vuelta- Vámonos Nené –Su amiga asiente- Bye.
-Bye ladies, see you soon.

Te gusta?
Esperá la próxima parte!






Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:


PARA QUE SE SEPA!
Si gente, un libro de visitantes ES diferente de un libro de contactos.
CÓMO??
Easy people, en la página de "contacto" me mandan un mensaje privado a mí solita, mientras que en el "libro de visitantes" dejan un mensaje para todo el chusma que se pase por ahí, todo el mundo puede leerlo.
AHORA LO SABEN!

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=