A ver qué hay...
Home
Cosillas
Sara y Nené
=> ONE
=> TWO
=> THREE
=> FOUR
=> FIVE
Alnas Di Gregori
Contacto
Libro de visitantes
Chusma, chusma!
Sobornados
La LUPA
Qué hay de nuevo?
SPAM
FOUR
Ojojo, un hombre aparece!


PASEO
Una vez que salieron de la gran casa, Sara abre la boca: -¿Qué te pareció Miss Mayhew?
Nené piensa y responde: -Es muy amable, pero creo que al principio nos tenía miedo.
-Sí, a mi me dio la misma sensación. ¿Algo más? –Doblan a la derecha y empiezan el paseo.
-mmm… -Piensa- creo que no, mademoi… Sara. –Sara sonríe: Está funcionando.
-¿En serio?
-¿De qué me debo dar cuenta?
-Oh, nada, nada.
-Ahora dime, no me deje… dejes con intriga.
-Bueno, es que me parece que nos oculta algo.
-¿Algo como qué?
-Si nos lo oculta, significa que lo ignoramos, ¿no?
-¿Y que harás al respecto?
-Dos opciones: -Sara levanta dos dedos- 1) Averiguar qué es –Baja el primer dedo- y 2) Hacer que me diga –Baja el segundo dedo- Cualquiera de las dos me serviría.
-¿Entonces hará los dos?
-Ya estás entendiendo. Pero no “hará”, si no que “harás”.
-O, cierto, lo había olvidado.
Siguen caminando en silencio hasta que Nené se atreve a hablar: -¿Crees que Caroline lo hizo?
Sara la mira con curiosidad: -Podría ser, pero acordate que dijimos que había sido un hombre quien apuñaló a Charles.
-Sí, no lo olvido, pero quizás lo mandó a matar…
-¿Y crear un posible testigo de su acción? Ni pensarlo, no, esa mujer es mejor que eso. Pero ella no es la única sospechosa.
-Claro, me olvidaba de su hijo.
-Y el doctor Ralph Telerfield quien acaba de aparecer en nuestra lista.
-Si, es cierto. ¿Lo vamos a interrogar como policías falsas otra vez?
-No, el Telerfield es muy inteligente, se va a dar cuenta en seguida. No, con él vamos a hacer otra cosa. Por cierto, tengo que llamar a alguien. –Saca su celular y llama a un número. Espera unos segundos y la atienden.- Yeah, quisiera hablar con la oficina del inspector Davidson. De parte de Readman. Sí, espero… ¿Roger? Necesito un favor: tengo que entrevistar al doctor Ralph Telerfield. Exacto. No, sólo acláreselo. Sí, thank you. –Cuelga, vuelve a su español.- Listo, ya podemos volver a comer. ¿Vamos?
-Sí.
Y ambas vuelven sobre sus pasos hasta la casa de la que salieron.

EL  DOCTOR
-Wellcome! –Caroline las mira sorprendida desde un sillón.- No fue muy largo su paseo. –Se para y saluda a las chicas.- Espero que no les moleste, pero invité a un amigo. Debe estar por llegar. –Suena el timbre- O, ya llegó. ¿¡Eli, podrías ir a abrir!?
Entonces llega Elizabeth y con una inclinación de cabeza algo anticuada responde: -Si, miss, enseguida. –Corre a abrir la puerta.
Sara la observa con curiosidad y se dirige a Caroline: -¿Una reverencia? Estamos en el siglo XXI, ¿no es un poco anticuada? –A lo que la interrogada responde: -Si, pero Eli es así, desde que llegué me trata como si fuera una dama del 1800. Es curioso. –Aparece Elizabeth acompañada de un hombre alto y esbelto, moreno y con una barba /bigote que rodea la boca. –Míster Ralph Telerfield- anuncia la mucama, y se va.
“Así que el es el famoso Dr. Telerfield... Tiene más pinta de abogado que de doctor.” Piensa Sara para sus adentros.
-Buenos días ladyes –Saluda el doctor- Increíble que haga un buen tiempo, ¿no es verdad?
-Tengo entendido que a ustedes los ingleses les encanta platicar sobre su mal clima –Responde con humor Sara mientras que estrecha la mano firme del hombre.
-Entonces está usted bien informada, no hay mejor apertura para una conversación que nuestro tiempo inestable.- Telerfield riendo.- Es usted Sara Readman si no me equivoco.
-No se equivoca. Y ella es mi amiga Nathalie Bruleè. –Señala a Nathalie con la mano.
-Llámeme Nené si gusta monsieur. –Sonrisita a la Nené.
-Un gusto –Estrechón de manos- mademoiselle.
-Bueno, basta de presentaciones, ¿Qué les parece si vamos a la mesa? La comida se enfriará de otro modo. –Caroline dice sonriente. Todos la acompañan hasta un salón donde se servirá la comida. Antes de entrar al salón, Telerfield agarra del brazo a Sara y se la lleva a la esquinita: -Me llamó Davidson, me pidió la mayor discreción, a lo que aceptaré con gusto. Pero no me parece correcto que le hayan mentido a miss Mayhew acerca de sus identidades. –Termina de hablar y espera la respuesta, mientras Sara analiza de pies a cabeza al doctor. Pasados 10 segundos responde: -No esperaba otra reacción de su parte doctor, pero no olvide que Caroline no es muy abierta, no confiaría en alguien sin autoridad para este caso. No me quedó otra opción. Espero su cooperación para el secreto y para sus testimonios, señor. –Con un movimiento rápido de manos se suelta del fuerte brazo del hombre, sonrie al ver el asombro de este y dice: -Mejor vayamos, o se van a preocupar. –Telerfield asiente con la cabeza, sonríe, y ambos entran al salón como dos grandes amigos.

EL ALMUERZO
-Y dígame, ¿por qué la llaman Nené? –Telerfield sentado al lado de Nené habla muy animadamente.
-O, es que cuando era pequeña no podía pronunciar mi nombre, en vez de Nathalie decía Nené, y así me quedó el apodo. Casi nadie me llama Nathalie ahora.
-Con lo que le costó aprendérserlo –Risas.
Sara y Caroline llevan una conversación paralela en la que la última ha tomado la palabra: -Así que es usted argentina…
-Sí –responde Sara orgullosa- Soy de la Capital Federal.
-¿Y qué hace por aquí?
-Trabajo, usted sabe, me llamaron para ayudar la Policía.
-O, claro, claro. ¿Cómo es Argentina?
-No me pida a mí la opinión ya que nací ahí, si quiere algo más imparcial pregúntele a alguien que haya ido de vacaciones allí.
-Tiene usted razón. ¿Piensa quedarse en Londres a vivir?
-No estoy segura, creo que volveré a mi ciudad, acá es todo muy complicado, y mi inglés es algo tosco.
En eso entra Elizabeth para servir los platos. Primero trae 5 ensaladas diferentes para todos los gustos. En seguida sirve la entrada de huevos rellenos de tres sabores. Una vez que se hubo acabado todo trae la sopa de crema de zapallo. Cuando se terminó, trae el plato principal: cuatro calderas (para los cuatro comensales) de fondeau de queso con preciosos palillos de acero inoxidable tallado, y varias opciones para sumergir. Cuando todos sienten que están por explotar llega el postre: La copa Londres, una preciosa copa llena con capas de mousse de chocolate, frambuesas, y crema.
-Déjeme decirle, miss Caroline, que la comida estuvo más que deliciosa. Cuando vea a la cocinera la felicitaré en persona –Sara super satisfecha.
-O, es cierto, me entretuve tanto con el almuerzo que olvidé que debe interrogar a los empleados aún. Apenas hayamos terminado el café los llamaré.
En comparación con la comida, el café es bastante flojo. Casi no tiene gusto, y da ganas de regalarle a miss Caroline una cafetera. En eso, ella se para y toca un timbre en la pared al lado de la puerta del comedor. Aparece Elizabeth chiquita y pregunta con su aguda voz: -¿Llamó usted miss?
-Si –Señala a Sara y Nené con la mano- Las oficiales Readman y Bruleè necesitarán hacer interrogatorios a todos en esta casa, incluyendo al doctor Telerfield. Por favor, guíelas hasta la biblioteca donde supongo que estarán más cómodas.
-Como diga –Mira a las chicas- acompáñenme por favor. –Las extranjeras aceptan y siguen a Eli hacia una amplia habitación con libros por donde se vea. Se sientan en unas sillas y paran a la mucama en la puerta.
-Por favor no se vaya miss Kelly, necesitamos interrogarla a usted primero.
Elizabeth se congela en la puerta. Lentamente se da vuelta. Al hacerlo asiente con la cabeza y responde:
-Como diga, miss Readman.

Te gusta?
Esperá la próxima parte!







Añadir comentario acerca de esta página:
Su nombre:
Su dirección de correo electrónico:
Su página web:
Su mensaje:


PARA QUE SE SEPA!
Si gente, un libro de visitantes ES diferente de un libro de contactos.
CÓMO??
Easy people, en la página de "contacto" me mandan un mensaje privado a mí solita, mientras que en el "libro de visitantes" dejan un mensaje para todo el chusma que se pase por ahí, todo el mundo puede leerlo.
AHORA LO SABEN!

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=